Del 26 al 31 de mayo, la Unidad para las Víctimas rinde homenaje a los familiares víctimas de desaparición forzada

  • Cada año, durante la última semana del mes de mayo, se conmemora la Semana del Detenido Desaparecido, en reconocimiento a la memoria de las víctimas de este hecho.

Este 2020, la Unidad para las Víctimas impulsa el mensaje #DesaparecidoNoEsOlvido, con el objetivo de propiciar espacios que contribuyan a la dignificación de las víctimas y sus familiares  como parte de las acciones para enaltecer la memoria de las víctimas de desaparición forzada y acompañar a las familias para mitigar las afectaciones sufridas.

En el Registro Único de Víctimas, con corte al primero de mayo de 2020, se encuentran registradas como víctimas directas de este hecho 49.878 personas y como víctimas indirectas 131.312, es decir aquellas personas a quienes les han desaparecido un familiar en primer grado de consanguinidad o civil.

De acuerdo con el director de la Unidad para las Víctimas, Ramón Alberto Rodríguez, «la entidad, históricamente, ha efectuado el acompañamiento psicosocial a los familiares de desaparición forzada y homicidio en los procesos de documentación, recolección de muestras para la identificación genética, de localización y recuperación, y en el entierro final o entrega digna de los cadáveres».

El acompañamiento integral que realiza la Unidad para las Víctimas comprende el impacto de los hechos violentos ocasionados en las personas, las familias y las comunidades, en lo emocional y lo social, con una afectación que quebranta los planes de vida. Y en el proceso, responde a los derechos que tienen las familias a la verdad, a la justicia, a la reparación y a la memoria viva.

Desde el año 2012, la Unidad para las Víctimas hace el acompañamiento psicosocial durante los procesos de búsqueda y/o entrega digna de cadáveres y garantiza la participación de los familiares víctimas de este hecho; facilita las iniciativas de memoria y brinda apoyo económico para solventar gastos funerarios, de desplazamiento, hospedaje y alimentación en el proceso de entrega digna.

En la etapa de búsqueda, la entidad ha garantizado la participación y el acompañamiento psicosocial a un aproximado de 1.102 familiares de 149 procesos de búsqueda en sus momentos de localización, recuperación y prospección/exhumación, en los departamentos de Chocó, Putumayo, Magdalena, Bolívar, Tolima, Casanare, Meta, Bogotá, Boyacá, La Guajira, Vichada, Cundinamarca y Antioquia.

Ha hecho un acompañamiento psicosocial en la denuncia y/o notificación y toma de muestra biológica de 536 procesos y, en la entrega de información del proceso de identificación genética en 185 casos ubicados en Antioquia, Chocó, Córdoba, Valle del Cauca y Bogotá.

La Unidad ha garantizado el acompañamiento y posibilitado la participación de los familiares en 2.706 procesos de entrega digna de cadáveres con más de 8.900 familiares para mitigar el impacto psicosocial de acuerdo con sus tradiciones, a través de las entidades competentes para tal fin.

Desde el año 2012, la entidad ha apoyado y acompañado 174 actos conmemorativos, homenajes y reconocimientos públicos para dignificar a las víctimas de desaparición forzada en distintas regiones del país con el fin de difundir la verdad de lo sucedido, de la mano con las entidades que conforman el Sistema Nacional de Atención y Reparación Integral a las Víctimas (SNARIV).

A la fecha, 59.902 personas han recibido indemnización administrativa por el hecho de victimización Desaparición Forzada, por un valor de más de 412.000 millones de pesos.

Los derechos relacionados con la búsqueda de un ser querido tienen que ver con el derecho a conocer la verdad de los hechos, saber qué pasó y por qué. De igual manera, el derecho a la justicia para que se adelante una investigación oportuna que permita la identificación y sanción de los responsables; el derecho a la reparación integral para obtener las medidas de restitución, indemnización, rehabilitación, y garantías de no repetición en lo individual, colectivo, material, moral y simbólico; el derecho a la búsqueda del desaparecido y, si es hallado, que el reencuentro se produzca en condiciones de dignidad y respeto; a recibir el cadáver si es encontrado sin vida y, finalmente, el derecho a sepultar dignamente a esa persona.

La Unidad para las Víctimas continúa trabajando y apoyando a los familiares de las víctimas de desaparición forzada, con el fin de restablecer sus derechos, buscar a sus seres queridos y de esta manera aliviar el duelo al que están sometidos de manera permanente.

Ver también

Comfacesar pagó el tercer mes del subsidio de emergencia al desempleo

Valledupar,  02 de julio de 2020.  El tercer pago del Subsidio de Emergencia al Desempleo, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *