La Unidad reafirma su compromiso con mujeres víctimas

  • Resilientes, emprendedoras, empoderadas, son algunas de las palabras que definen a las mujeres afectadas por el conflicto y las cuales exaltamos este 8 de marzo.

En el Día Internacional de la Mujer, la Unidad para las Víctimas resalta las habilidades, fortalezas y resistencia de las mujeres afectadas por el conflicto en el país, quienes desde los diferentes roles que ocupan en la sociedad, han trabajado constantemente por el cumplimiento de sus sueños y la reconciliación de Colombia.
En total, 4.192.062 mujeres se encuentran en el Registro Único de Víctimas (RUV) y la Unidad les garantiza el acceso a la oferta institucional del Sistema Nacional de Atención y Reparación a Víctimas (SNARIV). De ellas, 569.040 se reconocen como negras o afrocolombianas, 228.534 son indígenas, 4.769 raizales, 4.665 gitanas o rrom, 3.825 palenqueras y 3.381.229 consideran que no tienen pertenencia étnica.
Históricamente, los departamentos de Antioquia, Bolívar, Magdalena, Nariño y Valle del Cauca agrupan la mayor cantidad de mujeres víctimas del conflicto por hechos como desplazamiento forzado, amenaza, actos terroristas y delitos contra la libertad y la integridad sexual en desarrollo del conflicto armado.
En el esfuerzo por garantizar la atención y reparación integral por los daños causados a causa del conflicto, «cerca de 101.863 mujeres recibieron su indemnización económica desde el 2018 a la fecha, con una inversión de $927.486.837.608», aseguró Ramón Rodríguez, director general de la Unidad para las Víctimas.
De otro lado, desde 2013 se han entregado unidades de negocio a 7.232 mujeres. Así mismo, desde el 20 de marzo de 2020 hasta el 31 de enero de 2021, 6.168 hogares con jefatura femenina recibieron Ayudas Humanitarias en dinero por valor de $6.021.209.346.
Entre otras acciones, siete organizaciones de mujeres han sido admitidas históricamente como Sujetos de Reparación Colectiva para resarcir los daños ocasionados y garantizar la no repetición de la vulneración de sus derechos; este proceso ha permitido el reconocimiento de su historia, de su rol como lideresas, además de la recuperación de iniciativas de memoria y el fortalecimiento de procesos organizativos, de la confianza y la solidaridad en colectivo.
A través de su grupo de enfoque psicosocial, la Unidad para las Víctimas ha venido cualificando y ampliando su oferta de atención y acompañamiento a mujeres víctimas, como el ajuste de la atención individual presencial a la atención telefónica en tiempos de aislamiento social, al igual que la virtualización de la estrategia «Fortaleciendo Capacidades», en la que el mayor número de participantes y personas atendidas son mujeres.

Ver también

Realizan monitoreo sanitario en ovinos y caprinos en comunidad indígena Wayuu

Con apoyo del equipo técnico del Parque Nacional Natural de Macuira en el marco del …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *