“Colombia sí necesita una reforma pero no debió ser presentada de esta manera, ni en esta época del año”: exministros de Hacienda

En un espacio de debate, abierto por Areandina con expertos de primer nivel para analizar las implicaciones económicas, políticas y sociales que tendría la aprobación o el rechazo de la Reforma Tributaria o Ley de Solidaridad Sostenible que el Gobierno presentó hace unos días ante el Congreso de la República, en la que se busca recaudar más de 23 billones de pesos para hacerle frente a la crisis sanitaria en el país, los exministros de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas y Juan Carlos Echeverry, dejaron claro que la aprobación de esta reforma, sería un golpe fuerte para la economía nacional.

Ambos exministros concluyeron que Colombia sí necesita una reforma pero no debió ser presentada de esta manera, ni en esta época del año.

Durante el conversatorio, moderado por la vicerrectora académica de Areandina, Martha Castellanos, el exministro Cárdenas aclaró que el proceso de vacunación en Colombia ha sido uno de los más lentos en comparación con otras regiones y la curva de muertes a causa del COVID-19 no baja, por tanto: “No tenemos suficientes vacunas y solo hemos podido atender al 9% de la población, una cifra muy baja en comparación con Estados Unidos donde ya se han aplicado cerca del 70%. En lugar de avanzar, hemos tenido que volver a medidas de cuarentena, aislamiento severas y en esas circunstancias, es imposible que el país tenga una situación bastante satisfactoria”.

Añadió, que según el director del DANE en rueda de prensa, la pobreza en Colombia está en el 42,5%. “Perdimos en pocos meses todo el avance que se había dado en los últimos 10 años. El 42,5% de la población colombiana tiene un ingreso inferior a $380.000. Los pobres pasaron de 17 millones en el 2019 a 21 millones en el 2020 y esto explica por qué tenemos una polémica tan intensa alrededor del proyecto a la reforma tributaria”.

Por su parte, el exministro Echeverry, se refirió al panorama actual de las empresas que han sido afectadas desde el inicio de la pandemia, en el que la mortandad empresarial ha sido fatal en estos tiempos. “Debemos partir de la situación dramática donde se ha registrado el cierre total de cientos de compañías. Donde una de cada cuatro microempresas han desaparecido y una de cada diez pequeñas dejaron de existir y en cuanto a las medianas y grandes, han desaparecido un total de 504. Una muestra que estamos viviendo una fase de sufrimiento económico sin precedentes”, aseguró.

Agregó además: “El Gobierno cometió dos errores filosóficos, uno al crear huecos fiscales con programas y gastos permanentes y por otro, el uso de las fuentes que, en lugar de hacer una reforma de bajo costo, salió con una reforma de $31 billones de pesos. Al Gobierno se le fueron las luces y no se necesita sacarle la plata a la clase media”.

Para el segundo segmento del conversatorio sobre implicaciones socioeconómicas de la reforma, participaron Juan Guillemo Ruiz, socio y director del departamento de planeación tributaria, impuestos, aduanas y comercio exterior de Posse Herrera Ruiz y Juan Carlos Valencia, socio de la oficina Holland & Knight, en el que se abordó el impacto de la reforma en el bolsillo de los colombianos.

En su intervención, el abogado Ruiz expuso la realidad del sistema tributario colombiano en el que afirma: “En la discusión pública lo que se observa son verdades a medias. Según la comisión de expertos internacionales, nuestro sistema tributario es un sistema ineficiente, complejo, poco competitivo y lo peor, inequitativo. Aquí se debaten principios constitucionales: por un lado, armar una reforma en medio de la crisis sanitaria que atravesamos y por otro, la aplicación de renta a personas que ganan 2 salarios mínimo y medio”.

Y por su parte, el abogado Valencia, experto en derecho financiero y tributario, afirmó que “esta reforma es sin lugar a dudas golpear a la clase media. Desde hace más de 10 años venimos en una senda de modificaciones en reformas para “atacar” a la clase más trabajadora del país y ahora, esta reforma desafortunadamente en lugar de ser creativa, vuelve a caer en lo mismo. Esta reforma impacta en impuestos sobre la renta y otros que genera todos los temores del mundo, impuestos al patrimonio, a la riqueza, IVA en servicios y alimentos que no suenan lógico durante la pandemia”

Para cerrar el conversatorio, en el tercer escenario estuvieron Andrés Molina Araújo, director de Radio Guatapurí Valledupar y José Antonio Larrazábal, abogado con estudios en economía que centraron sus opiniones en la desconexión política y social del Gobierno con la ciudadanía.

Según Molina Araújo, “se percibe un malestar generalizado frente a la reforma y eso se evidencia con manifestaciones pacíficas y disturbios como los que se dieron el jueves 28 abril en el país. El Gobierno sigue cometiendo errores en su comunicación al anunciar de manera dispersa sobre algunos cambios y cuando presenta el texto, lo hace con una reforma en un momento delicado para el país”.

Para el abogado Larrazábal, “la propuesta de reforma tributaria no solo es inoportuna sino ambiciosa con un monto exagerado en el peor momento de Colombia, los gastos del Gobierno son absolutamente desproporcionados y los de funcionamiento se triplicaron en los últimos 10 años. La reforma es un total despropósito que refleja claramente su ineficiencia en el manejo de los recursos”.

Ver también

Viceministro de Desarrollo Empresarial, Saúl Pineda Hoyos, dejará su cargo para enfrentar nuevos retos

Sus mayores logros: haber liderado la política industrial en marcha y fortalecer la interlocución de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *