Así despidió Valledupar al periodista William Rosado, hijo ilustre de Valencia de Jesús

Por: Merlin Duarte
Redacción ATL Innovación

El hombre de la sonrisa eterna, de la voz inigualable, de los amigos, el sincero, noble, el cordial; el maestro de la radio, el docente, el de la pluma extraordinaria, el esposo y padre ejemplar, fue despedido con aplausos y agradecimiento infinito por ese gran legado que les dejó a las nuevas generaciones del periodismo del Cesar y la región, pero, sobre todo, por ser “un caballero” en todo el sentido de la palabra.

El hijo de Valencia de Jesús, William Rosado Rincones, luego de fallecer tras batallar contra el Covid-19, fue trasladado a su tierra natal, pero antes fue despedido con honores por parte del gremio periodístico; varios de sus amigos y colegas le dieron el último adiós desde las afueras de las instalaciones del lugar que se había convertido en su segunda casa; Radio Guatapurí, por donde pasó el carro fúnebre y permaneció por un corto tiempo.

Estos mismos amigos, junto a familiares, lo acompañaron en caravana hasta la su vivienda ubicada en el barrio Villa Miriam, donde William compartió con su familia por muchos años y construyó una gran relación con sus vecinos.

Tiempo después, la caravana se dirigió hasta Valencia de Jesús, donde sería sepultado el cuerpo de este reconocido periodista y presentador, quien fue recibido con música de Calixto Ochoa, uno de los juglares a quien le escribió un libro titulado ‘El mundo de Calixto’.

Rosado, en el 2013 fue reconocido por la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata por su compromiso con el folclor y la cultura vallenata, un comunicador con más de 25 años de experiencia en su oficio, presentador y jurado del Festival de la Leyenda.

Cabe destacar que la enfermedad de William brindó fortaleza y unidad al grupo periodístico mediante el cual clamaron a Dios por su recuperación.
Yolis Arrieta, periodista deportivo le escribió lo siguiente:
Se nos fue William Rosado
Con quién versearé yo ahora
Que vaina que mala hora
Se nos fue un gran ser humano

Hoy mi llanto no se calla
Se acabó esa voz potente
Se pierde un hombre decente
Un periodista de talla

LOS ESCRITOS DE WILLIAM
Rosado Rincones era un enamorado de las letras, un apasionado por la escritura y un verseador único, así lo recuerdan sus amigos, y por supuesto su casa Radio Guatapurí, desde donde extraemos estos apartes de su escrito llamado “Radio Guatapurí y yo”:

“Me volví un oyente obligado de Radio Guatapurí, la pasión de mi madre por las noticias y la música no tenía fin, y poco a poco fui identificando voces y programas, era una seguidora de Huber Claro Quintero y su famoso programa de una firma de pólizas, ‘Clubes la Costa’ en donde recuerdo, se ganó un radio más moderno de color gris, que reemplazó al negro de teclas.

Adolfo Acuña Porras, Egberto Gutiérrez Acosta, Régulo Pineda Dávila, Electo Gil Bustamante, fueron nombres que se volvieron tan comunes en mí como los mismos dulces que me tocaba vender por las calles del pueblo, y fueron ellos sin duda, los que me despertaron la pasión por la radio sin llegar a sospechar que algún día llegaría a la nómina de esta emisora.

Muchos años después, un muchacho de mi pueblo se aventuró, se superó y logró ser locutor de Radio Guatapurí, fue Emilio Alfonso Arias Acosta, se convirtió después de Calixto Ochoa en el otro ídolo de Valencia y ese fue el vaso que rebosó mi aspiración para que llegara a ser un hombre de Radio”.

Ver también

Fallece a los 101 años el último brigadista internacional de la Guerra Civil española

Josep Almudéver Mateu fue uno de los 35.000 voluntarios que luchó a favor de la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *