Emprendedores del campo conmemoraron el décimo aniversario de la Ley 1448 de Víctimas y Restitución de Tierras en Cesar

· Tres productores del campo explican cómo lograron regresar a sus tierras después de la violencia en César y La Guajira y emprender en los sectores del cacao y ganadería.

Valledupar, 11 de junio de 2021. En el marco de la conmemoración de la Ley 1448 de Víctimas y Restitución de Tierras, la directora de la Unidad de Restitución de Tierras en Cesar y La Guajira, Claudia Manotas, informó que alrededor de 1.706 familias se han visto beneficiadas con 465 sentencias que ha proferido la justicia en el departamento del Cesar.

“Durante los 10 años de vigencia de la ley, se han restituido, en este departamento, cerca de 25.000 hectáreas”, explicó. Además, la entidad acompaña a estas personas a desarrollar proyectos productivos, en donde la entidad ha realizado inversiones por más de $5.645 millones, restableciendo la economía de las familias que en algún momento fueron víctimas de la violencia.

Cecilia Pérez hace parte de este grupo de personas que hoy gozan de sus tierras y del acompañamiento por parte de la Unidad. “Gracias a la política de restitución hoy cuento con un terreno donde siembro cacao y cultivos de pancoger en el municipio de Agustín Codazzi. Me siento feliz porque también me construyeron la casa que se ordenó en la sentencia”.

Feliz también se encuentra Edilsa Camarillo, una mujer valiente que, a pesar de su avanzada edad, trabaja sin cesar para abastecer de cacao a los mercados locales. El cultivo de esta mujer víctima de la violencia se encuentra ubicado en las estribaciones de la Sierra Nevada, específicamente en el corregimiento de Azúcar Buena, zona rural de Valledupar, Cesar.

Como recompensa por su trabajo, Edilsa se convirtió en proveedora de la Compañía Nacional de Chocolates, tras venderle el cacao de categoría superior que cultiva en las 20 hectáreas de su predio, que sembró con el apoyo de la Unidad de Restitución de Tierras.

Otro ejemplo es el de Víctor Quintero, quien emprendió un proyecto productivo que contó con una inversión de más de $30 millones, los cuales destinó a la compra de seis vacas preñadas y un toro, así como gallinas traspatio para la seguridad alimentaria, los implementos para mantenerla y semillas de mango de la variedad Tommy. El beneficiario recolecta alrededor de 100 litros de leche diarios, los cuales comercializa en una planta de lácteos de Curumaní, Cesar.

La restitución va más allá del regreso a la tierra, es la posibilidad de empezar una vida de productividad.

Ver también

Afinia realizará adecuaciones técnicas en La Loma y El Copey

Valledupar, agosto 2 de 2021 | Afinia está comprometida con la ejecución de su plan de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *