Caterine Ibargüen y su salto de gloria en Rio 2016

  • En nuestro camino a Tokio 2020, recordamos la cuarta medalla de oro olímpica para Colombia, conseguida en el salto triple.

Bogotá, julio 16 de 2021. El favoritismo que la precedía al dominar las distintas válidas de la Liga de Diamante, antes que un peso, fue un impulso adicional para Caterine Ibargüen a la hora de afrontar los Olímpicos de Rio 2016.

En Brasil, la atleta colombiana ratificó que era la reina del salto triple, al conquistar la medalla de oro con un registro de 15.17 metros. Así, el himno de Colombia se escuchó por cuarta vez en la historia de la máxima competición deportiva del planeta.

Para alcanzar semejante consagración, su techo deportivo,  Caterine tuvo que sortear varios obstáculos. Desde niña, por más aptitudes, las dificultades económicas le impedían tener los implementos necesarios para competir, hasta en el propio calzado incluso, pero que con la ayuda de su familia y su determinación, pudo vencerlos.

«Mi mamá y mi abuela formaron lo que soy como persona, a la medida de lo que pudieron. Primero me enseñaron el valor de las cosas, que cada una de ellas se lucha para conseguirse, que todo llega a un tiempo preciso, por eso las amo con mi vida y siempre que estoy parada en la línea para buscar mi salto, primero me encomiendo a Dios y luego pienso en mi familia, mi madre y mi abuela, para recibir las fuerzas necesarias y así cumplir con mi objetivo deportivo, pensando en la frase de mi mamá: «los tiempos de Dios son perfectos»», destaca la doble medallista olímpica.

Ibargüen llegaba como una de las grandes favoritas para conseguir la medalla dorada, luego que el 5 de agosto del 2012 en los Juegos de Londres,  finalizara segunda y tuviese que conformarse con la plata, medalla que aportó a las nueve logradas por el país en esa edición.

Caterine quería llegar en una gran forma para Rio 2016. Un año antes realizó una gran temporada, conquistando la Liga de Diamante, gracias a sus triunfos en las válidas de Shanghái (14,85 m); Oslo (14,68 m), y París (14,87 m), mientras que en Estocolmo logró su victoria consecutiva número 28, en dicha competencia.

El domingo 14 de agosto de 2016, la atleta colombiana buscaba  dar su mejor salto, pero iba tener una presión alta desde el inicio. La kazaja, Olga Rypakova, se convertía en amenaza con sus 14.73 m. Desafío que asumió la nuestra con mayor entereza. De ahí que  en su segundo intento, alcanzara  una marca de  15.03 m. Por su parte, la venezolana  Yulimar Rojas también quería podio y lo advertía con sus 14.98 m., en su tercer y cuarto intento, respectivamente.

Pero eso Caterine fue por más  y en su cuarto intento, logró los 15.17 m.,  asegurándose la medalla de oro y sellando con este triunfo, el absoluto dominio en el salto triple, donde cosechó 36 victorias en un total de 37 competencias.

Ibargüen sumó así su dorado nombre, junto al de otras leyendas  María Isabel Urrutia, Mariana Pajón y Óscar Figueroa, quienes también conquistaron el metal dorado en unos Olímpicos. Ahora para Tokio, espera  convertirse en triple medallista.

Ver también

La Fórmula 1 presenta el prototipo de la nueva generación de bólidos para el 2022

Este rediseño hará parte del nuevo capítulo de la F1 con la llegada de un …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *