La Unidad de Restitución de Tierras y el Resguardo Indígena Wayuú Caicemapa presentaron demanda para recuperar territorio ancestral

  • La Unidad busca recuperar 684 hectáreas para las 501 familias que integran el Resguardo Indígena Wayuú, ubicado en la zona rural de Distracción, La Guajira, a través de demanda electrónica presentada ante la justicia.

Valledupar, 22 de noviembre de 2021. En el marco de la implementación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial- PDET de la subregión Sierra Nevada- Perijá, el Director General de la Unidad de Restitución de Tierras Andrés Castro, dio a conocer la presentación de la demanda étnica que la Entidad lideró en el proceso de caracterización con el que fue confirmada la vulnerabilidad de los derechos territoriales del resguardo Caicemapa.

Esta comunidad étnica que ha vivido en la zona rural del municipio de Distracción, La Guajira, enfrentó las amenazas, los hostigamientos y la masacre ocurrida el 25 de febrero de 2003, en el que fue asesinada una de sus autoridades y lideresa del resguardo Rosa Antonia Pushaina.

Esta situación generó una permanente vulneración de derechos y libertades, especialmente en la movilidad por la zona, uso, ocupación y apropiación del territorio y, con ello, la inhibición de sus prácticas culturales, económicas, políticas y ancestrales.

En un trabajo coordinado y articulado entre la comunidad y la Unidad, en el marco de la implementación del Decreto Ley 4633 de 2011, se pretende garantizar la implementación de un enfoque diferencial étnico y la participación de las comunidades indígenas a través de sus autoridades, instancias y mecanismos propios.

El Director Andrés Castro Forero, precisó que la presentación de la demanda es un proceso de acompañamiento en la tarea orientada a reivindicar los derechos territoriales, culturales y económicos de esta comunidad que espera recuperar 684 hectáreas para 501 familias y que son consideradas territorio ancestral.

“Dentro de las afectaciones se encuentran abandono; confinamiento; afectaciones a la relación sociocultural con el territorio y los sitios sagrados, a la autonomía, a la autodeterminación y al gobierno propio, entre otros aspectos. Trabajamos por la pervivencia de estas comunidades y sus costumbres”, afirmó Claudia Manotas, directora de la entidad en Cesar y La Guajira.

Con la presentación de la demanda, la Unidad continúa acompañando a comunidades étnicas en todo el país; en esa zona ha restituido 16.282 hectáreas en ruta étnica. En primer lugar, falló la sentencia Wayuu de Nuevo Espinal que ordenó la restitución de más de 422 hectáreas y beneficia a 64 familias. Así mismo ocurrió con la sentencia indígena Yukpa de Iroka que ordenó la restitución de más de 13.017 hectáreas y beneficia a 1015 familias, igualmente ocurrió con el Resguardo Menkue, Misaya y La Pista (Yukpa) que ordenó la restitución de más de 380 hectáreas y beneficia 267 familias y con la comunidad indígena Ette Enaka asentada en las regiones de Sabanas de San Ángel, Santa Marta, El Copey, Valledupar en el que se ordenó la restitución de 2.463 hectáreas y favorece a 360 familias.

Ver también

Gobierno del Cesar abre licitaciones para acueductos en zonas rurales de Pelaya y Curumaní

Estos proyectos son financiados por el Gobierno Lo hacemos Mejor y el Ministerio de Vivienda, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *