Maradona: un año después de su muerte, el último ídolo argentino todavía no puede descansar en paz

  • Los escándalos siguen rodeando al mejor jugador de la historia del futbol argentino.

Una disputa legal por su herencia. Una investigación para determinar la causa real de su muerte y descubrir y condenar a los culpables. Acusaciones cruzadas entre familiares, amigos, médicos y abogados. Una mujer que lo acusa de explotación sexual infantil.

El debate permanente entre quienes sólo quieren venerarlo como futbolista y quienes recuerdan que también fue un maltratador de hijos, hijas y parejas.

Y la consolidación del mito a través de series, libros, homenajes, nuevos escándalos y revelaciones, como que fue enterrado sin el corazón.

Este es el panorama que rodea la inabarcable historia de Maradona un año después de una muerte sorpresiva que generó una conmoción que no termina.

El 25 de noviembre de 2020 es una de esas fechas que quedarán impresa de manera definitiva en la memoria de la sociedad argentina. Al medio día en redes sociales comenzó a correr el rumor de que Maradona había muerto. Un rato más tarde, la noticia se confirmó y alteró por completo la cotidianidad del país.

Y cómo no.

Había fallecido el máximo ídolo popular, el campeón del Mundial México 86, el carismático, el genio de la pelota, el provocador, el que no temía hablar de política y defender a la izquierda, el amigo de Fidel Castro, Hugo Chávez y Evo Morales.

A la muerte le siguió un velorio masivo y caótico. Una doliente procesión formó largas filas en la Casa Rosada. En plena pandemia y sin vacunas todavía a la vista, las multitudes se agolparon para despedir al ’10’, a ‘D10S’, al ‘Pelusa’, al ‘pibe de oro’ que los había hecho tan felices a fuerza de goles.

La zozobra colectiva fue acompañada de inmediato por múltiples causas judiciales, ya fuera para investigar las causas de su muerte o para repartir la herencia. Ambos casos todavía están a debate en tribunales.

A juicio
Maradona murió a los 60 años, con problemas de depresión y adicción al alcohol y los medicamentos. Desde el principio quedaron firmes las sospechas de que su equipo médico había actuado con negligencia.

Por eso, un año después hay siete personas procesadas que tendrán que enfrentar un juicio en el que serán acusadas del delito de «homicidio simple con dolo eventual». Si son encontrados culpables, podrían sufrir penas de hasta 25 años de prisión.

Se trata del neurocirujano Leopoldo Luque, quien era su médico personal; la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Díaz, la médica Nancy Forlini, el coordinador de enfermeros Mariano Perroni y los enfermeros Ricarlo Almirón y Dahiana Madrid.

Las acusaciones se basan en un peritaje forense que concluyó que el personal actuó de manera deficiente ya que Maradona estaba en una casa alquilada que no cumplía los requisitos mínimos de una internación domiciliaria y que el ídolo agonizó durante 12 horas en soledad, sin que nadie lo atendiera.

«El actuar del equipo de salud que atendía a Diego Armando Maradona fue inadecuado, deficiente y temerario. Fue abandonado a su suerte», aseguró un documento que también advirtió que la muerte podía haberse evitado.

El peritaje reveló el profundo deterioro de salud del exjugador, quien ni siquiera estaba en pleno uso de sus facultades mentales como para tomar decisiones acerca de su salud. Padecía hipertensión arterial, obesidad, insuficiencia renal, problemas en el corazón (de hecho, la causa de la muerte fue insuficiencia cardíaca), infecciones urinarias, anemia crónica, hipertrigliceridemia y pulmones deteriorados por el tabaco.

Herencia
A la investigación sobre las condiciones en que murió Maradona, se añade la causa que involucra el reparto de millones de dólares en propiedades, joyas, pelotas, camisetas oficiales de cientos de clubes y selecciones, cuentas bancarias, regalías por el uso de su nombre y bienes extravagantes como un tanque anfibio del Ejército en Bielorrusia o negocios como un café en Dubai.

La justicia ya determinó que la herencia se dividirá entre Dalma y Gianinna, las dos hijas que Maradona tuvo con Claudia Villafañe; Diego Armando Jr. y Jana, los hijos extramatrimoniales que tuvo con la italiana Cristiana Sinagra y con la argentina Valeria Sabalaín; y Diego Fernando, su hijo menor que apenas tiene ocho años y que es producto de su relación con Verónica Ojeda.

Ellos son los cinco hijos que ya portan formalmente el apellido Maradona, pero el año pasado su abogado Matías Morla reveló que había otros cuatro jóvenes de entre 18 y 20 años que el exjugador había tenido en Cuba y que también los reconocería legalmente, aunque nunca volvió a mencionar el tema.

Cuando murió Maradona, en Argentina reaparecieron dos jóvenes que aseguraban que eran sus hijos. Se trata de Santiago Lara y Magalí Gil, de 20 y 26 años, pero en ambos casos los exámenes de ADN fueron negativos. Aún está pendiente otro juicio de filiación que interpuso Eugenia Laprovittola, una futbolista de 25 años.

A ello se suma el conflicto judicial en el que Dalma y Giannina demandaron por fraude y apropiación a Matías Morla, el representante de Maradona que, cuando murió el exjugador, se descubrió que se había quedado con los derechos de la marca Maradona, lo que le garantiza millonarios ingresos.

Los millones aún no cuantificados de la fortuna del extécnico de la Selección argentina serán repartidos por la jueza Luciana Tedesco, quien incluso ha enviado exhortos diplomáticos a Bielorrusia, Cuba, Dubai, Italia, México y Venezuela para poder reunir los bienes y cuentas bancarias a nombre de Maradona que hay en esos países.

Homenajes
Desde que Maradona murió, por todo el país se multiplicaron los murales que lo recuerdan en diferentes etapas de su vida deportiva.

A fines de octubre pasado, además, el presidente argentino Alberto Fernández firmó un decreto para declarar como Lugar Histórico Nacional la casa en donde nació el futbolista.

La humilde vivienda se encuentra en Villa Fiorito, uno de los barrios populares de la provincia de Buenos Aires y que ‘el 10’ hizo famoso al mencionarlo con cariño a lo largo de toda su vida.

De hecho, en octubre el Sindicato de Prensa de Buenos Aires presentó ‘Rey de Fiorito: Crónicas políticas y sociales de la vida de Diego Mardona’, un libro en el que Alejandro Wall, Ezequiel Fernández Moores y Andrés Burgo, referentes del periodismo deportivo en Argentina, compilaron historias escritas por autores y autoras de ficción y no ficción.

A la abundante bibliografía sobre el ’10’ se suma ‘Diego: nacido para molestar’, una biografía ilustrada que es obra de Miguel Rep, uno de los dibujantes más reconocidos del país sudamericano.

Además, Amazon estrenó la serie ‘Maradona: sueño bendito’, por la que el exjugador cobró por lo menos un millón de dólares antes de morir, y que ha estado envuelta en controversias debido a que, con el pretexto de que es una historia de ficción, alteró acontecimientos de la historia argentina y del propio Diego.

El primer aniversario del fallecimiento de Maradona será recordado con homenajes presenciales que se replicarán a lo largo de Argentina y en otros países, especialmente en Italia. En Nápoles, la ciudad en la que lo veneran como a un hijo pródigo y en donde este jueves inaugurarán una estatua del ídolo.

Denuncia
Además de las adicciones, que en todo caso implican un problema de salud, el costado más oscuro de la vida de Maradona se refiere a la violencia machista que ejerció con sus parejas (que incluyeron reiteradas agresiones verbales y hasta demandas judiciales) y con sus hijos, ya que a Diego Armando Jr. y a Jana tardó décadas en reconocer. O con Dalma y Giannina, a quienes atacó públicamente en los últimos años.

Los múltiples escándalos que protagonizó en vida en torno a sus vínculos amorosos se han replicado en su muerte. El caso más grave es el de Mavys Álvarez, una mujer cubana de 37 años que acaba de denunciar que Maradona la violó en la isla cuando ella era menor de edad.

En el año 2000, Maradona se fue a Cuba supuestamente para recuperarse de sus adicciones, lo que no ocurrió. Por el contrario, son legendarias las fiestas y la vida agitada que el ídolo mantuvo en la isla acompañado de otros amigos. Ahí comenzó una relación con Álvarez cuando ella sólo tenía 16 años, y él, 40.

Según Álvarez, quien viajó a Argentina para interponer una denuncia contra Maradona y otras cuatro personas por trata de personas, aseguró que, gracias a su relación con Fidel Castro, el exjugador la sacó de la isla siendo todavía era menor de edad para traerla a Buenos Aires, en donde la mantuvo prácticamente encerrada en un hotel y bajo la custodia de un guarda.

Una vez aquí, la obligó a operarse los senos, aunque por su edad la intervención debía ser autorizada por sus padres. Además de maltratarla de manera constante, afirma que Maradona la inició en el consumo de drogas, por lo que también se convirtió en adicta y terminó con problemas de depresión.

Por esta y otras denuncias, figuras de las nuevas generaciones formadas en los feminismos, como la cantante Nicky Nicole, han levantado una polvareda al criticar el machismo a Maradona.

«Yo no nací en el tiempo de Diego Maradona y el fútbol no me interesa, pero conozco bastante de su pasado, así que no soy su fan. Mi padre y mi abuelo sí lo son, pero a mí me parece también controvertido el hecho de que se siga a una persona que tiene ese tipo de conducta. ¿Escucharías a un artista que es un maltratador? Yo no», aseguró en una entrevista con el diario El País.

La campaña de acoso que estalló en contra de la cantante en redes sociales demostró una vez más que los fans de Maradona prefieren recordarlo solamente como el genio del futbol. Para ellos, siempre será intocable.

Ver también

Fallece a los 41 años el actor estadounidense Heath Freeman, de las series ‘Bones’ y ‘NCIS’

Freeman participó en varios dramas televisivos en la década del 2000. Su más reciente trabajo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *