Inicio / Noticias / Salud / Detrás del estetoscopio

Detrás del estetoscopio

Al encender el televisor o la radio escucho: “El brote del coronavirus estalló en China, los adultos mayores son los más susceptibles a contraer el coronavirus, los efectos del coronavirus sobre las empresas, eventos culturales suspendido ante esta crisis, los deportes han sido afectados considerablemente por el Covid-19, es un caso importado, intentan contener esta pandemia, la economía puede entrar en recesión por el virus, existe miedo en la población ante el riesgo de enfermar, las autoridades de salud aceleran distribución de kit para detenerlo, el coronavirus cobró una nueva vida, cada día aumentan los casos en el mundo”, este tema se ha convertido en la tendencia de los medios de comunicación nacionales desde el 6 de marzo, cuando se presentó el primer caso en el país.

Son las 7 am, suena la alarma para ir al trabajo, siento como la luz tenue del amanecer va entrando poco a poco por la ventana, el día amaneció fresco, cosa que es rara en Valledupar; un poco entredormida logro agarrar el celular y apagarla, me quedo en la cama un rato revisando los mensajes y leyendo en el Ministerio de Salud las nuevas cifras, ¡Dios ya van más de 5 mil personas con Covid-19, 55 en el Cesar¡; me levanto de la cama y me alisto en una hora, antes de irme le ruego a Dios que me guarde.

Normalmente cuando vengo para el trabajo la ciudad está muy activa, hay mucho movimiento, personas, carros, pitos, gritos y todos los ruidos normales de una ciudad; aunque estos días han sido diferente, calles solas y en silencio, pero ¿cómo no?, si a mí me dicen que la solución para no ser infectada es quedarme en la casa yo lo haría; claro si no tienes un estetoscopio colgado en tu cuello y un broche que dice doctor antes de tu nombre, ese es mi caso, por eso en estos momentos voy rumbo a mi labor, ya que un día a todo pulmón repetí:  “Prometo solemnemente consagrar mi vida al servicio de la humanidad; ejercer mi profesión dignamente y a conciencia; velar solícitamente, y ante todo, por la salud de mi paciente”; además de haber repetido el juramento hipocrático de un médico, también hago esto por amor, amo lo que hago y si en estos momentos puedo servir, lo haré.

Trabajo en una clínica de la ciudad de Valledupar y mis horarios se manejan por secuencias, en estos momentos tengo la de mañana, mañana, noche y posturno; hoy me corresponde el turno de 6 am a 1 pm. Llego a la clínica, solicito mi kit de elementos de protección personal, que consta de un tapaboca N95, una bata quirúrgica, una pijama de mayo, el gorro, los guantes, las polainas y las monogafas o caretas; ya que el #QuédateEnCasa no es para mí, debo utilizar todos estos elementos para protegerme, ninguno está de más, todos son necesarios.

“Médicos se quejan por falta de suministro de elementos de protección”, he escuchado y leído esto muchas veces durante esta situación, yo hasta el momento no lo he vivido, he tenido todos los días los elementos necesarios para protegerme, esto no es un juego y es muy difícil que uno como médico deba enfrentarle a algo tan contagioso, sin protegerse, pocos estarían dispuestos.

Después de colocarme la protección me dirijo a donde están mis pacientes, cada uno en su lugar para mantener los protocolos de seguridad, me acerco a ellos para evolucionarlos y reportar sus paraclínicos.

No todos los días llega una persona con posible Covid- 19 a la clínica, pero cuando pasa; yo debo hacerle el triage, revisar si tiene la sintomatología característica del virus, interrogarlo y conocer si existe algún nexo epidemiológico. Después de esto, ingresarlo para la toma de muestra y notificar a la secretaría de salud, para que ellos hagan sus seguimientos.

Yo creo que todos los pacientes no asumen la situación de la misma forma, lo cual es normal, he tenido casos de personas que entran a urgencia muy asustados,  preguntando muchas cosas, en especial si se van a recuperar o no, en sus ojos se ve la angustia de lo que podría pasar; piensan en sus familias, en su vida, en su trabajo y en todo en general; porque cuando estas en una situación como esta; el miedo se apodera de tus pensamientos.

Por otra parte, llegan pacientes calmados que esperan el tratamiento que depende de los resultados de los exámenes, asumen lo que está pasando y no se alarman, o hacen lo que sea para no demostrarlo, no lo sé.

Es la 1 de la tarde, ya se acabó mi turno, me retiro las polainas, la pijama de mayo, el gorro y los demás implementos del equipo de protección personal; los guardo en una bolsa roja, que es la de los residuos hospitalarios y los desechos. Luego me cambio con otra ropa.

Cuando llego a mi casa me quito todo lo que traigo, coloco mi uniforme en una canasta que he destinado para depositar la ropa que use fuera de la casa, en la mesa de la entrada dejo los objetos como el celular, las llaves y el bolso; estos los rocío con alcohol para desinfectarlos y luego me baño; así mantengo la protección dentro de mi casa.

Luego del debido proceso de desinfección, me dispongo a descansar y agarro el celular, en el cual hay un mensaje de un colega contándome que estaba de turno, que ya iba para su casa y tenía su uniforme; llegó a un supermercado para hacer las compras de su hogar y algunas personas le hicieron mala cara; cómo es posible que a nosotros los médicos, los que salimos de la comodidad de nuestros hogar para ir a atender a los pacientes, seamos discriminados; el hecho de que pertenezcamos al sector de la salud y estemos en una clínica no quiere decir que tenemos el virus,  nosotros somos los que más cuidados de asepsia usamos.

A medida que pasan los días todos tratamos de sobrevivir a esta situación como podemos, porque claramente no estábamos preparados, por eso cada quien desde su rol trata de aportar algo, yo por ejemplo lo hago desde mi profesión.

Ah se me olvidó presentarme, mi nombre es Isa Trocha Novoa y soy uno de los médicos que está combatiendo el Covid-19 en la ciudad de Valledupar.

Comparte esta noticia
  •  
  •  
  •  

Ver también

Cifra de casos COVID-19 en Cesar llegó a 130

Valledupar, 29 de mayo de 2020.- Con 15 nuevos reportados este jueves 28 de mayo por el Laboratorio …

Deja un comentario