Inicio / Politica / La historia clínica de ‘Popeye’, hoy con cáncer terminal

La historia clínica de ‘Popeye’, hoy con cáncer terminal

Los días de Jhon Jairo Velásquez Vásquez están contados, se convirtió en paciente terminal. La Agencia de Periodismo Investigativo, API, accedió hace una semana a los resultados médicos del exjefe de sicarios. Tiene cáncer en el esófago en su estado más avanzado comprometiendo varios órganos que deriva en quimioterapia.

Durante más de cuatro décadas, Jhon Jairo Velásquez Vásquez alias ‘Popeye’, sicario a sueldo del extinto capo del narcotráfico y jefe del Cartel de Medellín, Pablo Escobar, estuvo inmerso en el mundo del crimen y el hampa, dejando viudas, huérfanos y llanto a su paso.

En su prontuario tiene 300 homicidios, estuvo involucrado en 3000 asesinatos, más de un centenar de secuestros y una veintena de carros bomba. Por estos hechos, purgó 23 años de prisión y quedó libre. Pese a ello reincidió en el presunto delito de extorsión y volvió a prisión.

Hoy a sus 54 años de edad, como quedó consignado en la historia clínica, alias ‘Popeye’ está en la lona de la vida con un diagnóstico que, al parecer, no tiene reversa; una fase avanzada de cáncer de esófago que compromete la función de tres órganos más.

Según lo establece el diagnóstico médico que los facultativos actualizaron a comienzos de esta semana, conocido por la Agencia de Periodismo Investigativo, API, Jhon Jairo Velásquez Vásquez, presenta graves complicaciones de salud.

Resalta la historia clínica textualmente que el paciente padece un “adenocarcinoma de esófago tercio distal estadio IV por compromiso pulmonar, hepático y retroperitoneal, Pop gastrostomia abierta extra inc, sospecha de hvda”.
En otras palabras, según la explicación de los médicos, las células glandulares crecieron de manera descontrolada sobrepasando el número de las células normales y comprometiendo pulmones e hígado.

Según la American Cancer Society, los cánceres de esófago se identifican desde la etapa cero (0) hasta la IV (4) lo que determina su estado de propagación. Es decir, la etapa IV diagnosticada a Velasquez Vásquez es la más avanzada e implica una mayor propagación de la enfermedad.

El tratamiento clínico que definieron los especialistas en tratamiento de cáncer es  quimioterapia paliativa con carboplatino y paclitaxel semanal, “por dos ciclos, ciclo inicial con toxicidad gastrointestinal grado 2, segundo bien tolerado sin toxicidad limitante” establece el informe médico.

A comienzos de esta semana cuando fue remitido para una nueva quimioterapia en Bogotá, los galenos describieron su condición médica en la cita. “Paciente en compañía de dragoneantes, refiere que se ha sentido bien, el día de ayer retiraron bolsa para drenaje. Niega dolor. Niega náuseas o némesis”, resalta la historia clínica.

En cuanto a los exámenes de laboratorio practicados, los paraclínicos mostraron aumento en leucos y bilirrubina y las funciones hepáticas y renal por ahora normal y sin alteraciones. Al realizar los exámenes los médicos se sorprendieron porque el paciente mantiene su función de los riñones y descartaron una hemorragia interna en sus vías digestivas.

Según consignaron los facultativos en la historia clínica de Jhon Jairo Velásquez Vásquez, el paciente está en “aceptables condiciones generales, signos vitales en metas, sin signos de dificultad respiratoria. Cuello móvil y cateter central sin secreciones o eritema”.

En concepto de Mayo Clinic, una de las instituciones médicas de mayor prestigio a nivel mundial, ubicada en Rochester, Minessota, Estados Unidos, el tratamiento al cáncer de ‘Popeye’ tiene como alternativas cirugía para extirpar tumores pequeños, se puede también extirpar parte del esófago o la parte superior del estómago.

También está la radioterapia, pero según lo anotado en la historia clínica del exjefe de sicarios de Pablo Escobar, desde hace varios meses se determinó que por el estado avanzado del cáncer el tratamiento definido y que actualmente afronta es la quimioterapia.

Un médico consultado al respecto explicó lo que sucede con el paciente, “tiene un cáncer de esófago en un estado terminal, eso quiere decir que ya no hay absolutamente nada que hacer, porque la enfermedad ya invadió otros órganos como higado y pulmones. Los tratamientos que le están haciendo son de carácter paliativo, eso quiere decir que se hacen para que el desenlace sea lo menos doloroso y complejo desde el punto de vista médico”.

Tras su complicado estado de salud, Jhon Jairo Velásquez Vásquez fue traslado de establecimiento carcelario. Aunque pasó 23 años en prisión, luego de su entrega a la justicia en 1993, alias ‘Popeye’ ya había vuelto a sentir el aire de la libertad el 26 de agosto de 2014 cuando un juez de Ejecución de Penas le otorgó la libertad condicional, por cumplir las tres quintas partes de su condena, estudiar y trabajar en la cárcel a tal punto que logró 14 diplomas, uno de ellos como transformador de residuos otorgados por el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena.

Sin embargo, no cumplió un mes desde su salida de la cárcel de Cómbita en Boyacá cuando ya estaba envuelto en una polémica. En un video que circuló en Internet apareció Velasquez Vásquez accionando un arma de fogueo, “hola, guerreros. Estoy aquí en las calles de mi amada Medellín, probando mi hermosa Pietro Beretta 9mm. ¡La estamos disparando, es una muñeca, una belleza!.

Un año después, volvió al centro de la polémica. El 9 de diciembre de 2017 Juan Carlos Mesa Vallejo, alias Tom, jefe de la ‘Oficina de Envigado’ fue capturado por unidades de la Dijin, mientras celebraba su cumpleaños en un finca en municipio de Guatapé en El Peñol. Con la particularidad de que uno de los invitados a la francachela era Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’.

De inmediato, la Fiscalía anunció que solicitaría al juez de Ejecución de Penas revocar la libertad condicional pues a su juicio el otrora sicario al servicio del Cártel de Medellín y de Los Extraditables, había transgredido su compromiso de mantener buena conducta.

Posteriormente, sin ninguna restricción para usar redes sociales, abrió cuenta en Twitter y en Youtube. Incluso, a comienzos del año 2017 la plataforma preferida por los denominados influenciadores le otorgó el botón de Plata por haber alcanzado los 100.000 suscriptores a su canal de YouTube.

Ese mismo año, una serie del Canal Caracol y retransmitida por la plataforma por suscripción Netflix, inspirada en su libro Sobriviendo a Pablo Escobar, fue objeto de críticas por considera era una apología al delito. Sin embargo, con esta producción Alias JJ: Lo qué pasa tras las rejas, aumentó su “fama”.

Luego de cuatro años en libertad en los que no pasó desapercibido al calificarse como Youtuber, en mayo de 2018 fue capturado por el delito de extorsión. Según la noticia criminal dos familias lo denunciaron por haberles pedido una alta suma de dinero para no atentar en su contra.

Por el tipo de delito y su perfil criminal, Velásquez Vásquez fue recluido en la carcel de máxima seguridad, La Tramacúa en Valledupar. Un penal, considerado el infierno en la tierra por las personas privadas de la libertad en ese lugar. Su construcción inhumana, la deficiencia de agua potable, alcantarillado, las condiciones climatológicas y el número de denuncias y quejas por golpizas, tratos crueles y torturas han llevado a la Organización Mundial contra la Tortura, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a la Corte Constitucional ha pronunciarse sobre su eventual cierre.

En este lugar permaneció hasta finales del año pasado cuando se conoció la urgencia de su traslado por temas médicos. Aunque en el informe médico se determinó que llegó en condiciones aceptables, sin signos de dificultad respiratoria, en estado de alerta e hidratado, el diagnóstico fue un cáncer avanzado.

El juicio en su contra programado para el pasado 18 de diciembre fue suspendido porque estaba recibiendo tratamiento médico y ahora está a la espera de continuar con las quimioterapias en la cárcel La Picota. Aunque aún tiene otras cuentas pendientes con la justicia, una de ellas, el magnicidio del periodista y director de El Espectador, Guillermo Cano ocurrido el 17 de diciembre de 1986. Por estos hechos la Fiscalía solicitó medida de aseguramiento en contra de Velasquez Vásquez.

Luego de causar terror durante años y generar dolor en cientos de familias como el mayor sicario en la historia del narcotráfico al servicio de Pablo

Comparte esta noticia
  •  
  •  
  •  

Ver también

Consejo de Estado anula a Mockus del Congreso

El senador podría aspirar nuevamente a un cargo de elección popular Foto:  @a.mockus La Sala …

Deja un comentario